Es común que los niños con Estrabismo lleven gafas y con frecuencia también un ojo tapado con parche. Tanto es así que muchos padres creen que todos los niños con Estrabismo deben hacer el mismo tratamiento y a veces nos preguntan el por qué a su hijo le aconsejamos una intervención quirúrgica en lugar de ponerle un parche como ha visto a otros niños con estrabismo.

Estrabismo, parches, gafas

Vamos a intentar aclarar los conceptos de cuando y por qué un niño con Estrabismo necesita gafas y cuando y por qué un niño con Estrabismo necesita parche o ambas cosas.

El Estrabismo es aquella posición de los ojos en que cada uno de los ojos está dirigido hacia una dirección distinta de la que se dirige el otro. Esto hace que cada ojo transmita al cerebro una imagen diferente por lo que el cerebro ve doble y debe anular la imagen de uno de ellos.

Las causas del Estrabismo son muy variadas, pero unas de las más frecuentes en los niños es la hipermetropía.

¿Por qué un niño con Estrabismo debe llevar gafas con frecuencia?

Básicamente, son tres los motivos:

  • Hipermetropía aunque sea pequeña y no le ocasione mala visión.
  • Defecto óptico cualquiera del tipo de astigmatismo o miopía que sí que le ocasione déficit visual
  • Asimetría en el defecto óptico entre ambos ojos, sea cual sea.

La hipermetropía es un defecto óptico muy frecuente en el niño. La hipermetropía ocasiona que el niño para poder ver bien debe realizar un esfuerzo para enfocar. Si el niño no tiene bien desarrollada la visión binocular ese esfuerzo puede producir una desviación de los ojos hacia adentro. Es por eso que en todas las desviaciones hacia adentro el niño que tenga hipermetropía debe llevar las gafas para corregirla, de manera que no haga ningún esfuerzo de enfoque que le produzca o que le aumente la desviación. Hay que considerar que ese mismo niño al que se le pone la gafa para corregir la hipermetropía, si no tuviera Estrabismo y su visión fuera buena, aún cuando le obligara a hacer el esfuerzo de enfoque, no necesitaría llevar las gafas.

Niño con Estrabismo e hipermetropía. Cuando lleva las gafas que le corrigen la hipermetropía el estrabismo desaparece

Niño con Estrabismo e hipermetropía. Cuando lleva las gafas que le corrigen la hipermetropía el estrabismo desaparece

Para que el cerebro mezcle las imágenes de los dos ojos lo mejor posible se necesita que tengan la mejor calidad posible. Por ello, cualquier defecto óptico que produzca mala visión como la hipermetropía alta, el astigmatismo o la miopía debe corregirse completamente en un niño con Estrabismo.

Igualmente, el que exista un ojo con más defecto óptico que el otro hace que el cerebro sólo “atienda” a la imagen del ojo con menos defecto ya que es la que le llega más enfocada y eso hace que anule más fácilmente al otro ojo, lo que favorece el desarrollo de Estrabismo.

Niño con mayor miopía en ojo izquierdo que en derecho (se nota porque la lente del ojo izquierdo disminuye más el tamaño de la imagen), cuando no lleva el defecto óptico corregido aparece la desviación

Niño con mayor miopía en ojo izquierdo que en derecho (se nota porque la lente del ojo izquierdo disminuye más el tamaño de la imagen), cuando no lleva el defecto óptico corregido aparece la desviación

Por eso es tan frecuente que los niños con Estrabismo lleven gafas ya que la desviación hacia adentro es la más frecuente y la hipermetropía también es el defecto refractivo más común en la infancia.

Pero si que existen niños con Estrabismo que no tienen que llevar gafas por ejemplo:

  • Sólo desvían en una posición (por ejemplo, cuando miran hacia arriba) y que no tienen ningún defecto óptico distinto a la hipermetropía fisiológica y tienen buena visión con cada uno de los ojos
  • Desvían hacia fuera y tienen buena visión
Este niño solo desvía sus ojos cuando mira hacia un lado. Tiene buena visión y una hipermetropía ligera dentro del rango fisiológico. Por ello a pesar de tener Estrabismo no necesita gafas

Este niño sólo desvía sus ojos cuando mira hacia un lado. Tiene buena visión y una hipermetropía ligera dentro del rango fisiológico. Por ello, a pesar de tener Estrabismo no necesita gafas

¿Cuándo y por qué un niño con Estrabismo debe llevar parche?

El parche tiene varios objetivos en el niño con Estrabismo.

Tal y como hemos explicado anteriormente, cuando hay una desviación de un ojo el cerebro debe anular la imagen de ese ojo para no ver doble. Esa anulación continuada de la visión del ojo desviado hace que su desarrollo funcional se detenga o incluso retroceda, es lo que se llama el ojo vago o de forma más científica ojo amblíope. El mejor tratamiento del ojo vago es tapar el otro ojo, el “bueno”, para obligar a que ese ojo “trabaje”, es decir que el cerebro deje de anular ese estímulo ya que es el único que le llega. Ese es el motivo más frecuente para utilizar el parche en un niño con Estrabismo.

Niño con parche

Una vez recuperada la visión se puede utilizar el parche de forma menos intensa para evitar que se reproduzca el ojo vago. El parche para recuperar un ojo vago sólo es efectivo durante la infancia, en general hasta los 8-10 años. Es tanto más efectivo cuanto mas pequeño es el niño, de manera que cuesta menos tiempo recuperar un ojo ambliope en un niño de 3 años que en uno de 6 años. Por ello, es importante el diagnóstico precoz de un ojo vago, para que se pueda iniciar el tratamiento pronto y así recupere la visión en menos tiempo.

En ocasiones se indica parche un día en cada ojo cuando no se sabe si un ojo es ambliope o no, porque el niño sea pequeño o no colabore en la exploración, de manera que se le manda el parche “por si acaso” y se indica en ambos ojos de forma alterna. Personalmente, estoy en contra de esa práctica ya que actualmente existen sistemas para determinar de forma fiable si un niño tiene o no un ojo vago y por tanto debemos esforzarnos en la exploración. Llevar un parche es muy molesto para un niño y una responsabilidad añadida a los padres que deben insistir, negociar y pelear muchas veces con el niño para que no se lo quite, por ello es importante que antes de prescribir un parche a un niño con Estrabismo estemos seguros de su necesidad y seamos capaces de valorar la mejoría de la visión de ese ojo tras el tratamiento. Llevar el parche es muy duro y el niño y la familia deben percibir la mejoría para que se sientan recompensados por el esfuerzo realizado.

En otras ocasiones se lleva el parche para mejorar el movimiento del ojo. Este es el caso de los Estrabismos congénitos o muy precoces en los que el niño adopta un tortícolis unas veces hacia un lado y otras para otro utilizando cada vez un ojo, moviendo así la cabeza para evitar mover el ojo. En estos casos al tapar un ojo se obliga al destapado a moverse saliendo de su posición de reposo.

Este niño con Estrabismo en vez de mover los ojos mueve la cabeza, manteniendo los ojos fijos siempre en la misma posición con lo que sus músculos no se ejercitan. Por ello tiene que utilizar un parche para obligarle a mover los ojos

Este niño con Estrabismo en vez de mover los ojos mueve la cabeza, manteniendo los ojos fijos siempre en la misma posición con lo que sus músculos no se ejercitan. Por ello tiene que utilizar un parche para obligarle a mover los ojos

Algunos niños adoptan posiciones de tortícolis para situar los ojos en posición que estén alineados y así poder seguir teniendo visión binocular. En estos casos, se puede utilizar el parche para ver si con un ojo tapado se corrige el tortícolis. Si eso sucede es un factor de buen pronóstico para que el tortícolis se corrija una vez se ha operado la desviación.

Niña que habitualmente inclina su cabeza sobre el hombro derecho (A), cuando se le fuerza a inclinarlo sobre el otro aparece la desviación (B), cuando se le tapa un ojo el tortícolis desaparece (C), tras la operación el tortícolis ha desaparecido aunque lleve los dos ojos abiertos (D).

Niña que habitualmente inclina su cabeza sobre el hombro derecho (A), cuando se le fuerza a inclinarlo sobre el otro aparece la desviación (B), cuando se le tapa un ojo el tortícolis desaparece (C), tras la operación el tortícolis ha desaparecido aunque lleve los dos ojos abiertos (D).

Finalmente, mucho menos frecuentemente se puede llevar un parche en aquellos pocos casos en los que el niño vea doble como consecuencia de un Estrabismo paralítico por una enfermedad neurológica que no sea capaz de compensar con un movimiento de cabeza.

De manera que aquellos Estrabismos en los que no se produzca un ojo vago y que sean capaces de mover los ojos en todas las posiciones, aunque lo tengan desviado, no necesitan llevar parche.

2 comentarios
  1. Mi hija de ocho meses tiene los dos ojos metidos en la nariz desde que nació. La hemos llevado al oculista y nos han dicho que tiene mucha hipermetropía y astigmatismo, que debe llevar gafas todo el día y un parche cada día en un ojo durante tres horas. Nos parece demasiado pequeña para usar gafas y parche ¿es realmente tan importante empezar ya con el tratamiento?

    Gracias

    • Belén,
      Sí, cuanto antes inicie el tratamiento mejor resultado tendrá. El único problema es que la adaptación de las gafas es algo más difícil por la estructura facial de la cara de un bebé. Debes ir a una óptica especializada en gafas de bebés.

Deja un comentario