El sistema visual es uno de los órganos diana a los que afecta el Síndrome de Down.

Las alteraciones que produce se pueden clasificar en tres grupos:

  • Alteraciones poco frecuentes pero graves con importante repercusión para la visión
    como son las cataratas congénitas, el queratocono y el nistagmus.
  • Alteraciones muy frecuentes y con repercusión visual significativa si no se tratan como son los defectos ópticos, corregibles con gafas, y el estrabismo.
  • Alteraciones muy frecuentes sin ninguna repercusión visual como son las hendiduras palpebrales oblicuas, las manchas de Brushfield en el iris o el lagrimeo frecuente.

El Estrabismo en el Síndrome de Down

El Estrabismo se presenta en el 40% de los niños con Síndrome de Down mientras que el porcentaje en el resto de la población es de un 4%, lo que significa que el estrabismo en el Síndrome de Down es 10 veces más frecuente que en el resto.

Tipos de Estrabismo

  • Estrabismo infantil sin causa conocida específica se produce por un mal funcionamiento a nivel cerebral de los sistemas de control del movimiento ocular y su coordinación entre ambos ojos. Los niños con Síndrome de Down tienen esta coordinación del movimiento ocular peor desarrollada por lo que se produce un mayor número de estrabismo.
  • Estrabismo que va relacionado a la alta miopía, y debido a que estos pacientes asocian con frecuencia miopías elevadas, también se suma ese estrabismo asociado a miopía, lo que se ve con mayor frecuencia en adultos con Síndrome de Down.
  • Estrabismo sensorial que se produce en los ojos con muy mala visión y debido a que los pacientes con Síndrome de Down tienen otras alteraciones que les pueden producir un importante déficit visual, son más susceptibles a desarrollar también este tipo de estrabismo.

¿Cual es el tratamiento del estrabismo en los pacientes con Síndrome de Down?

El tratamiento es el mismo que en cualquier paciente que no tenga Síndrome de Down:

  • En primer lugar, se intenta conseguir la mejor visión posible mediante gafas si las necesita.
  • Seguidamente se valora si la desviación ocular persiste a pesar de llevar las gafas y si es constante o es intermitente. Si a pesar de llevar las gafas la desviación es constante se trata mediante la intervención quirúrgica del estrabismo.
    Cuando la desviación es intermitente o de ángulo muy variable, en los casos en que en más de la mitad del tiempo exista desviación también se debe operar, pero la intervención se realiza un poco más tarde ya que se requiere medir ese estrabismo en visitas sucesivas y comprobar que su tendencia no es a disminuir sino que se mantiene o incluso aumenta. En estos casos se suele realizar una técnica quirúrgica diferente a la que se realiza en los estrabismos constantes con poca variación de la desviación.

    Actores de la película Campeones que presentan estrabismo

    Actores de la película Campeones que presentan estrabismo

Entonces si el estrabismo en el Síndrome de Down se debe tratar de la misma manera que en el resto de la población… ¿Por qué hay tantos pacientes con Síndrome de Down que llegan a la edad adulta presentando estrabismos importantes?

Desde mi punto de vista existen varios motivos:

  • Los niños con Síndrome de Down son más difíciles de explorar, lo que hace que el oftalmólogo general o incluso el estrabólogo que no está acostumbrado a tratar con estos niños, se sienta más inseguro ya que no puede conseguir todas las mediciones y los datos que habitualmente utiliza en otros casos, y prefiera dar largas a una posible operación antes que fracasar en esa cirugía.
  • Por ello es importante que estos niños se traten en centros especializados ya que con trato algo diferente y algunos trucos se puede conseguir aumentar enormemente su colaboración y con ello la fiabilidad de los datos de exploración
  • Existe la creencia de que la operación de estrabismo es puramente estética por lo que los padres muchas veces son reacios a someter al niño a una operación “exclusivamente por estética”. Esto es falso, la operación de estrabismo no es estética es reconstructiva. Un órgano, el sistema visual está funcionando mal y tenemos la posibilidad de ayudarlo mediante un tratamiento a que funcione mejor. Debemos saber que cuando un ojo está desviado envía al cerebro una imagen diferente de la que envía el otro ojo. El cerebro del niño con Estrabismo recibe por tanto dos imágenes que le confunden, debe optar por anular una, lo que le requiere un esfuerzo adicional o sino le obliga a guiñar un ojo.
Niña con Síndrome de Down cuyo estrabismo le obliga a guiñar un ojo para no ver doble. No hay duda de que esto le obliga a hacer un esfuerzo

Niña con Síndrome de Down cuyo estrabismo le obliga a guiñar un ojo para no ver doble. No hay duda de que esto le obliga a hacer un esfuerzo

Si lo tratamos lo antes posible, con gafas o cirugía si precisa, para que el cerebro reciba dos imágenes similares y las pueda unir sin estrés, todo ese esfuerzo que ya no necesita hacer lo puede dedicar a otros aspectos de su desarrollo psicomotor.

  • Los pacientes con Síndrome de Down pueden tener otras enfermedades que por su gravedad pueden ser prioritarias y hacen que el estrabismo quede relegado tanto por parte de los padres como por parte de los médicos que los tratan. Los pacientes con Síndrome de Down, sobretodo los adultos, pueden tener su autoestima dañada por el hecho de presentar estrabismo, como cualquier otro paciente con estrabismo y tiene derecho a que se le ofrezca el mismo tratamiento que al resto de la población.

El Estrabismo y el Síndrome de Down

Deja un comentario